¿Cómo recuperarte de un esguince de tobillo?

¿Quién es Rafa?
13 noviembre, 2017
¿Quién es Mario?
15 diciembre, 2017

El esguince de tobillo y su recuperación 🤕⚽️…☺️👌⚽️

Primero vamos a explicar rápida y sencillamente que es un esguince de tobillo, porque conocer la lesión es una parte muy importante para la recuperación de la misma.

¿Qué es un esguince de tobillo?

Un esguince de tobillo es una distensión, desgarro o rotura de alguno de los ligamentos, en este caso del tobillo. Puede ser en la parte interna o en la parte externa de la articulación, siendo esta última la más habitual.

Se clasifican así:

  1. Grado 1: Distensión del ligamento. En caso de haber hematoma, este es pequeño y desaparece normalmente en menos de 2-3 días.
  2. Grado 2: Rotura parcial del ligamento. Inflamación evidente, hematoma e inestabilidad en la marcha o simplemente estando de pie.
  3. Grado 3: Rotura total del ligamento. Gran hematoma e inflamación, inestabilidad completa.

 

Por un lado, el mecanismo de lesión para el ligamento lateral externo suele ser en inversión, cuando el pie se dobla hacia dentro

(dedo pulgar hacia arriba) y ligeramente hacia abajo.

 

 

 

 

 

 

 

Por otro lado, el mecanismo de lesión para el ligamento lateral interno suele ser en eversión, el pie se dobla hacia fuera.

 

 

 

 

 

El Esguince de tobillo es una de las lesiones más habituales en deportes colectivos, como el fútbol, en los que además, los cambios de ritmo y de dirección son muy frecuentes. A eso, aparte, hay que sumarle el uso de un calzado que a veces puede ser no del todo apropiado.*

Ante la sospecha de sufrir un esguince de tobillo tendremos que:

  • Parar la actividad deportiva de inmediato para evitar que pueda empeorar la lesión.
  • Acudir a un fisioterapeuta que nos evalúe y pueda informar de la situación para así tomar las medidas correspondientes y comenzar con el tratamiento.

Hasta que podamos ponernos en manos de un profesional el protocolo a seguir en las primeras 24-48 horas es el siguiente:

  • Reposo únicamente deportivo en caso de grado 1, si es más grave seremos cautos en los apoyos y seguiremos los consejos del fisioterapeuta en cuanto a actividad.
  • Aplicar hielo, en la zona de inflamación y dolor 2-3 veces al día durante no más de 15-20 minutos seguidos. (Si no se tiene hielo una bolsa de guisantes congelados es buena opción, ya que además se adapta muy bien a la articulación).
  • Se puede aplicar un vendaje compresivo en caso de inestabilidad y edema para favorecer su recuperación.
  • Elevación del pie por encima de la altura del corazón para favorecer el retorno venoso, realizar movimientos del pie en esta posición, también ayudará.

 


No queríamos terminar el articulo sin mencionar la gran importancia que tiene los ejercicios de propiocepción, tanto a nivel de tratamiento como prevención para hacer lo máximo posible y así que no vuelva a sufrirse un esguince.

Son ejercicios simples y que podremos hacer solos o con ayuda de alguien, en un entrenamiento o en casa.

Ejemplo de ejercicios de propiocepción:

  • Comenzaremos poniéndonos sobre un solo apoyo del miembro lesionado (a la pata coja) e intentar mantener el equilibrio.
  • La siguiente progresión sería en esta misma posición cerrar los ojos, esto aumentará la inestabilidad.
  • Colocarnos sobre un solo apoyo y que alguien nos empuje levemente para intentar desequilibrarnos.
  • Otra opción sería colocarnos apoyando un solo pie frente a una pared y lanzar un balón contra esta y volver a cogerlo.
  • También podemos realizar saltos cayendo sobre un solo pie, en este caso el lesionado.
  • Realizar todos estos ejercicios, sobre una base inestable como pueda ser: un cojín, una almohada, un colchón o si estamos en un centro deportivo ayudándonos de plataformas inestables como el bosu.

Estos son solo algunos ejemplos de progresión en el trabajo de propiocepción, pero hay muchas otras variantes. No solo pueden hacerse en la fase de recuperación, deberían hacerse con bastante frecuencia en deportistas ya que, “educamos” a nuestras articulaciones, especialmente en estos ejercicios citados, al tobillo y a la rodilla a ser más estables. Lo que puede ahorrarnos lesiones articulares.

Recordad:

“El deporte es competición, pero por encima de todo: diversión y salud”.

*En cuanto a la elección de una bota, en este caso, de fútbol, no solo hemos de fijarnos en la estética, hay cosas mucho más importantes como la buena sujeción de pie y tobillo, una mala elección nos puede causar lesiones habituales en la articulación.

Miguel Angel Moya
Fisioterapeuta
Nº colegiado 10651.

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *